Joven de 21 años comparte con el mundo su experiencia de la maternidad.

Cuando Raye Lee, de 21 años, trajo a su bebé al mundo mediante una cesárea, nunca se imaginó que sería tan difícil. Ella seguía escuchando que se trataba de un procedimiento muy ligero y fácil.

Con el fin de aclarar los malentendidos, publicó este asombroso reporte en Facebook, junto con fotos de las cicatrices de su operación:

“DETALLADO Y DRAMÁTICO MENSAJE DE ADVERTENCIA:

‘Ah. ¿Una cesárea? O sea que en realidad no tuviste un parto normal. Hubiera sido asombroso tomar el camino fácil con una cesárea.’

Oh, sí. Mi cesárea de emergencia fue absolutamente una cuestión de comodidad. Fue realmente cómodo hacer labor de parto durante 38 horas antes de que mi hijo empezara a padecer sufrimiento fetal y a que cada contracción DETUVIERA, literalmente, su CORAZÓN.

Al principio me dijeron que mi caso iba progresando muy bien y que no necesitaría una cesárea… Y después, cuando me dijeron que me iban a preparar para una operación abdominal mayor, no me quedé en shock. No tuvo nada que ver con el hecho de que no pude dar a luz de forma natural; en realidad, no tenía otra opción para salvar la vida de mi bebé. Ah, y es superfácil recuperarse de esta operación.

FALSO, todo es un sarcasmo.

Esto es lo más doloroso que me ha pasado en la vida.

Ahora pertenezco a la horrorosa tribu de mamás con una cicatriz que demuestra que tuve un bebé mediante un corte y sobreviví para contar la historia (porque puedes morir en el acto, ¿sabes?).

Dar a luz a un bebé chillando, al que extrajeron de una incisión de solo 13 cm de largo, pero que fue cortada, desgarrada y estirada hasta que lograron separar todas las capas de grasa, músculo y algunos órganos (los cuales ponen sobre la mesa que está a tu lado para poder seguir cortando hasta llegar al bebé). Es una experiencia completamente distinta al parto que había imaginado.

No es agradable. Sigue sin serlo.

Uno usa sus músculos centrales para casi todo, literalmente…, incluso cuando estás sentado. Imagínate que no puedes usarlos porque han sido desgarrados y agolpeados por un médico, el cual no puede hacer nada para restaurarlos las 6 semanas siguientes porque tu cuerpo debe hacerlo de forma natural.

Cuando esa primera enfermera te pide que trates de salir de la cama y el intenso dolor de tu cuerpo hecho pedazos y reconstruido con suturaciones te escuece por todos lados, te das cuenta de la ironía con la que todos dialogan acerca de “tomar el camino fácil”. Así que váyanse a la mierda junto con su opinión de lo que yo pasé.

Soy una mujer fuerte, lo sé. No solo hablo por mí, sino también por mi hermoso bebé… Y honestamente, pasaría por lo mismo todos los días solo para poder verlo sonreír”.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *